¿CUÁL ES EL SECRETO DE LAS PAREJAS FELICES?

Creemos que no hay una fórmula mágica para hacer que la pareja funcione. Cada persona es un mundo y cada pareja también pero lo que si sabemos es que todas tienen o cumplen con una serie de características que las hacen prácticamente indestructibles. A veces, por el ritmo de vida que llevamos, por pensar que nuestra pareja va a estar ahí pase lo que pase o porque quizá nos relajamos, no reparamos en algunas de ellas y descuidamos el vínculo que tenemos con nuestro compañero o compañera de vida.

Las personas que deciden que su vida es mejor compartida, las que optan por un modo de vida en pareja porque valoran lo bonito que les puede aportar crecer y aportarse de forma recíproca, saben que la relación es como una planta a la que hay que regar y cuidar a diario y que no deben dar nada por sentado y que, como todo en esta vida, hay que dedicarle tiempo y cariño de una forma constante.

Toma buena nota y pregúntate si tú y tu pareja cumplís con las siguientes características dentro de la pareja:

Os respetáis.

En el amplio sentido del término: el respeto es aceptar a la otra persona con sus características, defectos y virtudes. Implica la valoración y comprensión de la pareja aceptando su individualidad. Las faltas de respeto serian en contra, una no aceptación de la naturaleza de la persona que tenemos a nuestro lado con acciones como la invalidación, el menosprecio o la intención de cambiarla mediante coacción u otras técnicas de manipulación.

Os priorizais 

Eso no quiere decir que antepongáis al otro en todo momento y bajo cualquier circunstancia pero si que tenéis claro que la pareja es también vuestro amigo, apoyo incondicional y como tal, se merece una de las primeras posiciones en el escalafón de prioridades que fluctuara con el resto: hijos, trabajo etc dependiendo del momento y situación. Si sientes que llenas espacios vacíos y que tu pareja antepone cosas poco importantes a la relación, es que algo está fallando.

Os apoyáis

Tu pareja también es tu amiga/o y debería estar ahí para escucharte y validarte cuando las cosas van bien y cuando no, con más motivo. Debería aconsejarte si se lo pides y ser tu hombro para llorar si lo necesitas. Si la persona que está a tu lado no lo está cuando las cosas están mal o no te apoya en lo que es importante para ti, deberías preocuparte.

Tenéis conversaciones incómodas.

Lo que no se habla por evitar una discusión, se acaba enquistado y haciéndose más grande, y esto es un hecho. Cuando algo va mal o hay un conflicto, si la cosa está muy candente o no es el momento, se puede post-poner para cuando estéis más tranquilos y así evitar una discusión pero no dejarlo estar sin solucionarlo. Hay parejas que dejan un tema sin cerrar por no discutir y no vuelven a hablar de ello. Eso crea frustración, resquemor y deja un poso de resentimiento y rencor que condicionará el resto de actos por muy buenos que sean.

Tenéis momentos a solas y dedicados a la pareja.

Hacéis por pasar tiempo de calidad a solas , sorprendiendo a vuestra pareja y dejándoos sorprender, haciendo cosas cotidianas y compartiendo tiempo juntos por el placer de estar a su lado. Dicen también que las pareja felices se van juntos a la cama y disfrutan del placer de leer y acurrucarse juntos antes de dormir.

Tenéis también vuestro espacio personal.

No todo va a girar en torno a la pareja, también tendréis aficiones y cosas que os gusta hacer a solas o con amigos/as y esto es muy sano tanto individualmente como para la pareja en sí. Hacer cosas por separado hará que os oxigenéis y demuestra que entre vosotros hay confianza y respeto por el otro. Piensa que tu compañero o compañera te complementa y que tú y él o ella tenga su propio espacio hará que la relación se enriquezca mucho más.

Compartís una misma visión de la vida.

Vuestras metas no tienen por que ser las mismas pero si ser compatibles. Si tu visión de la vida implica que para desarrollarte como persona te gustaría formar una familia, trabajar para vivir y tener tiempo de calidad tu pareja debería tener la misma. Si tu pareja prioriza un trabajo muy absorbente y no tiene pensado tener descendencia está claro que la relación tendrá fecha de caducidad y todo apunta a que sufriréis por ello.

Compartís alguna afición o proyecto.

Hay parejas que deciden empezar algún deporte juntos,  o proponerse algo como ir al gimnasio, dejar de fumar, re-decorar juntos la casa, planear un viaje…Este tipo de cosas fortalecen la unión y le dan vida a la relación.

Os dais muestras de afecto y cariño.

Y no nos referimos solo a muestras físicas sino a todo tipo de detalles, cosas que hacen que la otra persona se sienta especial y que le hagan saber que es querida/o. Una llamada para desearle suerte en un examen, recordar algún evento o circunstancia importante para el o ella y preguntar por ello, una nota de amor, llevarle la comida al trabajo si no le ha dado tiempo a hacérsela… tener en cuenta a tu pareja y facilitarle la vida con pequeños gestos que no cuestan nada y significan mucho.

Y tú… ¿Cuidas a tu pareja? ¿Cuidas tu relación?

 

 

Artículos Relacionados

EL ASUNTO DEL AMOR

No hay asunto más complicado que el amor, pero los japoneses tienen una leyenda con respecto a las relaciones humanas. Para ellos, todas las personas

Leer más »